domingo, 18 de noviembre de 2007

Adolescencia v/s Divorcio



Para los niños en las etapas de pubertad o adolescencia, el divorcio de sus padres va a suponer un punto de inflexión en sus vidas, independientemente de si se produjo hace años o está sucediendo ahora mismo. Hoy en día, casi la mayoría de los matrimonios terminan divorciándose. Puede parecer duro, pero es posible superar un divorcio y llevar una vida familiar feliz a pesar de los cambios que este trae consigo. Después de todo, las parejas se divorcian una de la otra, no de sus hijos.
La pregunta mas frecuente de los adolescentes en esta situación es ¿Por qué se van a divorciar mis padres?
Existen muchos motivos por los que los padres se divorcian. Puede ser por problemas serios como el alcoholismo o los malos tratos, pero a menudo las parejas se divorcian porque ya no pueden vivir juntas en armonía. Es posible que uno de los cónyuges haya cambiado de alguna forma y el otro no pueda o no quiera adaptarse. Algunas parejas, sencillamente, se han ido distanciando con el tiempo. Otras descubren que ya no se quieren como se querían.
Es habitual que los adolescentes piensen que el divorcio de sus padres es en cierto modo por su culpa, pero no hay nada más lejos de la realidad. Algunos adolescentes se preguntan si podrían haber ayudado a evitar la ruptura. Otros desearían haber podido evitar discusiones colaborando más con su familia. Pero la separación y el divorcio son el resultado de los problemas que surgen en la pareja, no de los problemas que los padres tienen con los hijos. Las decisiones que toman los adultos sobre el divorcio son solamente suyas.
Es posible que, si los se están divorciando se experimenten una variedad de sentimientos y que las emociones cambien con frecuencia. Es posible estar enfadado, decepcionado o triste. Es posible que el hijo en cuestión se sienta protector hacia uno de los progenitores o que culpe a uno de ellos de la situación. Tal vez se sienta abandonado, preocupado, culpable o tenga miedo. También se puede sentirte aliviado. Estos sentimientos son normales, y le puede ayudar hablar ello con un adulto o un amigo de confianza.
Luego aparecen los temores y se preguntan: ¿Cómo cambiará mi vida tras el divorcio?
No hay duda de que el divorcio afectará a la vida diaria. Dependiendo de la situación particular, es posible que tenga que adaptarse a muchos cambios. Por ejemplo, es posible que tenga que cambiar de ciudad y de centro de estudios, que pasar tiempo con tus padres por separado y hacer frente a los sentimientos desagradables de uno de tus padres hacia el otro.
La situación económica de los padres también puede verse afectada. Es posible que un progenitor que no trabajaba mientras estaba casado tenga que buscar trabajo para poder pagar el alquiler o la hipoteca. El divorcio trae consigo gastos como: honorarios de los abogados hasta el costo del traslado a una nueva casa. Es posible que una familia en esta situación no pueda permitirse todas las cosas a las que estabas acostumbrado antes del divorcio.
Algunos adolescentes tienen que viajar entre los lugares de residencia de sus padres, y eso puede plantearles algunos problemas, tanto desde el punto de vista social como desde el estrictamente práctico. Tal vez te resulte complicado al principio pero, con el tiempo, pasara a ser una rutina que funcionará.
¿Qué pueden hacer los padres y los adolescentes para que el divorcio resulte más llevadero?
Intentar que reine la paz. Hacer frente a un divorcio resulta más fácil si los padres se llevan bien. Es especialmente duro para los adolescentes ver que sus padres discuten y se pelean continuamente o actúan con resentimiento entre sí. Ante esta situación el hijo debe pedirle a sus padres que hagan lo posible por dar una tregua a las peleas y a las cosas desagradables que dicen el uno sobre el otro. Independientemente de los problemas a los que se haya tenido que enfrentar una pareja, en calidad de padres, deben enfocar la cuestión de las visitas de forma pacífica para minimizar el estrés que puedan experimentar sus hijos.
Ser justos. La mayoría de los adolescentes dicen que es importante que los padres no intenten que los hijos tomen partido. Por lo tanto este adolescente aproblemado debe sentirse libre para relacionarse con cualquiera de sus progenitores sin que el otro se sienta celoso o herido, o se ponga furioso. No es justo para nadie creer que porque se relaciona con uno de sus progenitores este traicionando al otro, o que la felicidad de uno de tus progenitores depende de ti.
Cuando a los padres les cuesta dejar de lado el resentimiento o el enfado, o si están deprimidos por los cambios que va a comportar el divorcio, pueden pedir ayuda a un psicólogo o terapeuta especializado en trabajar con personas que se están divorciando. Esto puede ayudarles a superar la tristeza del divorcio, a encontrar la felicidad personal y a aliviar el peso que puede recaer sobre los hijos.
Mantener el contacto. Ir y venir entre dos hogares puede ser duro, especialmente si los padres viven lejos entre sí. Puede ser una buena idea mantener el contacto con el progenitor que ves menos a menudo por culpa de la distancia. Incluso un rápido corre electrónico para decir: "Me acuerdo de ti” puede aliviar el sentimiento de añoranza. Si ambos hacéis un esfuerzo para mantener el contacto cuando estáis separados, podréis estar al día de vuestras ideas y actividades cotidianas.
Buscar soluciones. Es posible que te apetezca que tanto tu padre como tu madre acudan a celebraciones especiales, como partidos, reuniones, obras de teatro o recitales. Pero es posible que a uno de ellos le resulte difícil asistir si el otro está presente. Los padres deberían pensar en solucionar este tipo de situaciones, sobre todo porque un adolescente necesita sentir el apoyo y la presencia de ambos progenitores, especialmente durante el divorcio. Tal vez se te ocurra alguna idea para llegar a un acuerdo o una solución a este problema, en cuyo caso podrías comentársela a tus padres.
Hablar sobre el futuro. A muchos adolescentes de padres divorciados les preocupa que puedan verse afectados sus planes de futuro. Algunos temen que el costo del divorcio (los honorarios de abogados y los gastos de dos hogares) suponga una pérdida de poder adquisitivo y les impida ir a la universidad u otras cosas. Lo recomendable en este caso es que el hijo afectado busque la mejor situación posible para exponer estos problemas a sus padres y buscar soluciones entre ambas partes.
Vivir tu vida. En ocasiones, durante el divorcio los padres están tan metidos en sus propios problemas que puede parecer que tu vida está en suspenso. Además de centrarse en los planes y sueños, debe seguir participando en todas las actividades que practica habitualmente. Cuando hay muchos cambios en casa, realmente ayuda seguir manteniendo algunas rutinas fuera de casa, como las actividades escolares y los amigos. Cuidarse comiendo bien y haciendo ejercicio con regularidad – ¡dos magníficas formas de hacer frente al estrés!
Dejarte ayudar. Hablar de los sentimientos sobre el divorcio con alguien en quién confíes. Si te sientes bajo de ánimos o disgustado, deja que te ayuden tus amigos y familiares. Estos sentimientos suelen pasar. También existe la ayuda que puede aportar un psicólogo o terapeuta. Otra terapia que puede resultar es buscar consejo y apoyo en los pares que estén en la misma situación.
Ver la parte positiva
Siempre habrá altibajos en el proceso, pero los adolescentes pueden afrontar con éxito el divorcio sus padres y los cambios que este comporta. Incluso es posible descubrir inesperadamente cosas positivas. Muchos adolescentes acaban descubriendo que, en el fondo, sus padres son más felices después de divorciarse, y/o desarrollando nuevas y mejores formas de relacionarse con sus progenitores al pasar más tiempo con cada uno con ellos por separado.
Algunos adolescentes se vuelven más compasivos y amables con sus hermanos menores cuando ven que estos necesitan su apoyo y atención. Es posible que los hermanos de edades similares refuercen su vínculo afectivo y aprendan a contar más el uno con el otro tras haber hecho frente junto a los desafíos planteados por el divorcio de sus padres. Haber sido capaz de superar el divorcio de sus padres también puede aportar a un adolescente seguridad en sí mismo y madurez. Muchos adolescentes se vuelven más responsables, independientes y sensatos. Algunos, a raíz de esta experiencia, aprenden a solucionan mejor los problemas, a escuchar más a los demás y a ser mejores amigos.
La mayoría de los adolescentes se dan cuenta –a veces para su sorpresa- de que son capaces de superar con éxito esta situación tan difícil. Darte tiempo, dejarte ayudar en el proceso y no perder de vista las cosas buenas de tu vida pueden marcar la diferencia.

10 comentarios:

OLED dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the OLED, I hope you enjoy. The address is http://oled-brasil.blogspot.com. A hug.

luciana dfs dijo...

yo creo q si los padres de algien ya no se llevan bien es mejor q se separen q lo hagn x ellos y x toda su familia

Luciano Barchi DFS dijo...

Opino que el divorcio debe ser bien pensando, tomando el cuenta las posibles consecuencias en las relaciones afectivas con los hijos.
Si hay alguna otra alternativa menos dolorosa emocionalmente, debe de ser utilizada.

meyling DFS dijo...

Creo que el divorcio tiene que tomarse con calma y que si estan seguros de su decision lo hagan pero sin olvidar los sentimientos de las personas que podrian afectarle más en este caso los hijos.

danielaDFS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
danielaDFS dijo...

yo opino que en un divorcio sufren ambas partes tanto como padres a hijos pero los mas afectados siempre son los hijos ya que ellos estan en pleno proceso de formacion y se sintiran culpables por la situacion que se presenta.

Yo creo que los padres deben de tratar de resolver sus problemas acudiendo a personas profesionales que le ayuden a recuperar la estabilidad y armonia familiar y como ultimo recurso se debe llegar al divorcio en casos extremos.

sharon DFS dijo...

pienso q el divorcio solo es una estapa de la vida q pasan los padres y lo hijos, solo deben aprender a superarlos y sobrellevarlo para q no se compliquen con todo el cambio q sucede en su vida

Rodrigo DFS dijo...

el divorcio puede ser una etapa muy fuerte para los hijos dependiendo de la edad que tengan, parece que en la adolescencia es donde se ven mas afectados debido a que los hijos se estan empezando a definir, yo pienso que es una decision muy seria con una serie de consecuencias que solo deben ser superadas por las razones por las que se tomo.

Sofia Zapata DFS dijo...

yo opino que el divorcio es una situación en la cual siempre hay que recordar que el cariño de los padres no cambia, sino que simplemente el estres que genera esta situacion los puede volver muy impulsivos tanto en el trato con otras personas como en la toma de decisiones.
El adolescente se está definiendo y necesita la participación de ambos padres y estos deben hacer un esfuerzo por permitir que el otro sea parte de su vida tanto como lo es el mismo.

Ruth Banchon Martinez dijo...

Yo opino del divorcio que es algo que los padres no pienzan antes de actuar osea que ellos solo pienzan en ellos en su felicidad y no en sus hijo de que si su decision les va acausar algo de deprecion mal rendimiento escolar o algo asi